UNA TARDE DE PASIÓN


IMG_2443Hace unas semanas tuve la suerte de poder asistir a la inauguración de la exposición “Una tarde de Pasión” de mi paisano Sergio Bleda. ¡Y es que no se puede estar más orgullosa de los grandes artistas que está dando la ciudad de Albacete!

La exposición consta de una serie de originales, que componen el fantástico libro de mismo nombre, y que para mí son una muestra preciosa de sexualidad, sensualidad y elegancia sin más.

Yo no soy una experta en el mundo del cómic, pero sí que soy fan del tebeo erótico desde que tengo uso de razón. Y por ello no dudé en acercarme a la exposición, para ver y sentir…y estos dibujos desde luego lo consiguieron. El sentimiento fue sutil, pero poderoso a la vez. Y es que algunos de ellos son realmente bonitos y  evocadores.

Recuerdo perfectamente la primera vez que cayó un cómic erótico en mis manos. Tendría unos 11 o 12 años. Resulta que en el edificio en el que vivía (la casa de mis padres) había en cada planta un “cuarto de la basura”, es decir, un lugar destinado a dejar nuestros desechos en un cubo, que se bajaba por la noche. Como acababa de irrumpir el fervor por el reciclaje incluyeron también uno destinado a cartones y papeles. Cada mes, mis vecinos de al lado tiraban su prensa, revistas, etc.…y yo (jejejeje, me río cuando lo pienso) estaba siempre preparada para poder pillar el “Hola”, y las revistas de moda. Desde la entrada de mi casa oía si salían al cuarto y una vez entraban de nuevo en su casa, salía, sigilosa y apresurada, a coger todo aquello que me interesase (como si estuviese haciendo algo malo. Pero es que claro, era un edificio de burgueses y quedaba fatal rebuscar en la basura, si mi madre me pillaba me echaría la bronca porque “¡qué van a pensar los vecinos!”). Y así, un día de repente, entre “el Venca”, “el Pais” y vete tú a saber qué más, apareció ante mis ojos algo totalmente nuevo y desconocido para mí. Un tebeo con personajes desnudos (eran del hijo de mis vecinos, de unos 17 años, más o menos. Nunca volví a verle de la misma manera), en el que se hacían “cosas raras” que al visualizarlas despertaban en mí sensaciones extrañas y placenteras. En aquel momento no tenía ni idea de qué era aquello que sentía. Y bueno, ahí comenzó la “pasión por lo mío”.

Luego vinieron El jueves con algunas de sus historietas y personajes “picantes”. Y más tarde, ya en la Universidad, comencé a comprar los domingos en el rastro relatos gráficos para adultos de los años 70 y los 80, tipo Shaft, Monsters, Astrosex, Flamingo, Sukia, etc…pero sin duda, el que mayor influencia ha tenido en mi vida es Valentina  de Guido Crépax. Aquellos que me seguís seguro que os suena, ya que de vez en cuando suelo poner alguna imagen de éste personaje como foto de mis artículos. Y es que el mundo onírico de Valentina y su relación con el psicoanálisis, le hacen ir más allá que cualquier otro tipo de erotismo, siempre más vulgar.

Por eso, la exposición de Sergio Bleda me gustó tanto, porque incluso aquellos dibujos más obvios y explícitos son elegantes. Un valor importante para mí.

 

Laura Cruz, Sexología y Psicología en Alicante

UNA TARDE DE PASIÓN
facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail
Tagged on:                 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *