Sadomasoquismo: No todo es cuero

1236985209_850215_0000000000_sumario_normalEste es sin duda,sinceramente, mi trabajo favorito y uno de los más especiales para mi. LLevaba ya unos años esperando el momento de salir a la luz. Y bueno, tras mi exposición el pasado miércoles 22 de Junio,en el Cine Forum  “El Portero de Noche”en el Colegío de Psicólogos de Valencia, organizado por la Comisión de Sexología del mismo, he sentido que ésta era esa ocasión.

Evento del COPCV

Quisiera explicar brevemente en qué consiste, pues es un pelín largo y quizá extraño de entender si no lo contextualizo. Fue un trabajo que realizé para el profesor Luis E. Martín Peñasco, para la asignatura “Corporalidad” de mi Máster.El trabajo consistía en analizar la relación sadomasoquista de los protagonistas de la película.  En un impulso de creatividad se me ocurrió enfocarlo de tal forma que lo escribí como si fuese una Sexóloga que trabajaba para las SS, que recibía el encargo de esclarecer el motivo del asesinato de los dos protagonistas de la película. Así que me situé en ese año y en esa tesitura. No he querido poner el trabajo al completo, por la complejidad del mismo para insertarlo como entrada de Blog, aún así, es un artículo extenso, pero prometo que a aquellos que hayan visto la película les gustará mucho y sobre todo se entrentendran con su lectura. Por ello os animo a leerlo y ójala os guste, pues como ya os digo, es muy especial para mi. Sin más os presento:

 

“EL INFORME INTERNO”

ANTECEDENTES
A continuación se van a detallar los datos de ambos miembros de la pareja, por separado. Tanto los biográficos y personales como los sociales, de familia, etc.
Toda esta información ha sido recabada en el plazo de unos días desde el encuentro de los cadáveres, por parte del cuerpo de Inteligencia Estatal. Así como de la colaboración de otros organismos oficiales.
Adjuntamos fotografías.

 

DATOS BIOGRÁFICOS

 

vlcsnap-1634152

Nombre: Max Aldolfer
Sexo: Varón
Edad aproximada: 53 años
Nacionalidad: Alemán
Estado civil: Soltero
Creencias religiosas: No se sabe
Profesión: Portero de noche del Hotel Zur Oper (había rescindido el contrato hacía un mes)

Antiguo oficial nazi, perteneciente a las SS durante el Holocausto (1941-1945). Se hizo pasar por médico, lo que le sirvió para realizar “extraños estudios”, así como violar y asesinar a sus víctimas.
En búsqueda y captura por parte del Comité encargado del “Juicio de los doctores” por crímenes de guerra, acusado de tortura, atrocidades y otros actos inhumanos.
Se desconoce el origen de su familia puesto que nunca hablaba de ello, se cree que era hijo único y provenía de una familia de clase media. Mantenía la distancia con el resto de las personas que le rodeaban.
– Aspecto físico: Moreno, estatura media, tez blanca, arrugas faciales propias de su edad, pero que al mismo tiempo son el resultado de personas preocupadas, rictus serio, corpulencia normal, mirada fría y distante, vestimenta discreta
– Perfil psicológico: Solitario, caprichoso, reservado, suspicaz, inteligente, ordenado, metódico, responsable, autoritario, escrupuloso, atormentado, colérico, altivo…….
– Aficiones: La fotografía, la música clásica, la danza y el ballet
En ocasiones ha sido visto en compañía de un hombre de unos 38 años, de complexión delgada, alto y elegante, de nombre Wert.
También parecía mantener una estrecha relación con un huésped eventual del Hotel, llamada Erika, una mujer de unos 65 años aproximadamente.
No podemos adjuntar más información personal y de su historia de vida, puesto que carecemos de más datos y detalles.

 

0250ebb7a1eefc0b5b8a4032793400e5

Nombre: Lucía Atehrton
Sexo: Mujer
Edad aproximada: 28 años
Nacionalidad: Polaca
Estado civil: Casada
Creencias religiosas: Judía
Profesión: No se sabe

 

Víctima internada durante su adolescencia en un campo de concentración y exterminio nazi en el año 1944. Única superviviente del mismo.
Familia de origen judío, de clase media- alta, menor de 3 hermanas. Perdió a sus padres durante el Holocausto, fueron exterminados, así como a sus hermanas, de las que no sabía nada desde el día en que las internaron.
– Aspecto físico: Alta, muy delgada, estilizada, rubia, ojos azules penetrantes y melancólicos a la vez, semblante de fragilidad, apariencia recatada, especialmente bella.
– Perfil psicológico: Tímida, reservada, cariñosa, melancólica, ausente, sensible, inteligente, ambigua, dependiente, seria, misteriosa, en ocasiones soñadora y/o infantil.
– Aficiones: Encontrar antigüedades de valor, la música, las joyas.
Casada desde hace 6 años con un joven director de orquesta norteamericano, con el que mantenía una relación estable y sólida de compañerismo, respeto y afecto mutuo. Junto a él rehízo su vida y gozaba de una buena categoría social y económica. No discutían apenas. Su marido la define como una persona delicada, pero reconoce que nunca la llegó a conocer “profundamente”, pero esto nunca le supuso un problema pues siempre interpretó esa impenetrabilidad como parte del pasado de ella al que era mejor “no asomarse y olvidar”. El no conoce al hombre junto al que han encontrado a su esposa y jamás fue nombrado por ella.

 

ANÁLISIS FINAL

Finalizada la fase de obtención de datos y tras los hallazgos encontrados nos disponemos a realizar un breve análisis de los que parece ser ha podido ocurrir en la antesala de éste misterioso asesinato.
Las dos personas asesinadas, Max y Lucía mantenían una relación amorosa en el presente, tras su reencuentro después de 13 años en el Hotel dónde Max trabajaba como portero de noche. Al parecer Lucia se alojaba allí acompañando a su marido en el estreno de una obra musical. Y debió ser como un revulsivo para ambos este encuentro, puesto que hizo congestionar y vomitar todo aquello que ambos habían incubado en el pasado. Esa relación acudió de nuevo a la memoria, dando lugar al reinicio de un sentir que estaba adormecido en sus corazones. Un pasado cargado de dramas políticos, sociales y personales, que hicieron mella en la población europea y en las vivencias personales de todos y cada unos de nosotros. El trasfondo político de ésta historia no puede ser despreciado a la hora de analizar la relación de esta pareja, puesto que de él se va nutriendo la gestación de lo que ha sido un drama más de las secuelas del nazismo.
Max y Lucia se conocieron en un campo de concentración y exterminio en el año 1944. Ella junto a su familia fue capturada e internada en contra de su voluntad como la mayoría de judíos europeos. El proceso personal estas personas fue devastador para los que sobrevivieron y tuvieron que rehacer sus vidas con el germen de la humillación y el control político a través de “la culpa”. Tampoco podemos perder de vista que ésta forma de control no salpicó únicamente a los cautivos, sino también a los propios ejecutores, que posiblemente también se vieron forzados a realizar esos actos bajo el dominio de las SS y del sistema. Por lo tanto no podemos hablar aquí de buenos o malos, sino de personas inmersas en un contexto social del que era difícil escapar. Así pues víctimas y verdugos no dejan de ser marionetas manipuladas por un poder superior. Por ello cabe interpretar éste suceso desde el prisma del ser humano tal cual es en la vida real: ambiguo moralmente.
La relación amorosa entre estas dos personas desde mi punto de vista personal y profesional, como estudiosa del comportamiento sexual humano, no es otra que “horrorosa y sublime” al mismo tiempo, difuminando la línea divisoria entre ambos conceptos.
En base al “Paradigma de los sexos” podemos dilucidar lo siguiente:

 

Durante su permanencia en el campo de concentración Max se hizo pasar por Médico, cultivando así en cierta forma lo que seguramente ya venía siendo para él un valor axiológico, la sexualidad y el amor por “lo bello”. Hemos encontrado no sólo numerosas fotografías de Lucía “desnuda” en las revisiones médicas efectuadas en el campo, sino también de otras personas, hombres y mujeres de diferentes edades con un común denominador, eran bellas y vulnerables. También se han encontrado cintas de vídeo de un joven bailarín alemán , compañero de Max de las SS, en las que figura danzando para éste último. Salvando su identidad tras las cámaras Max posiblemente participaba de una particularidad propia: El voyeurismo. El admiraba y poseía una gran sensibilidad hacia “lo bello” y la estética como valor, y que se manifiesta en su afición hacía cualquier manifestación artística. También bajo el uniforme militar y el estatus de doctor ejercía otra de sus tendencias: El sadismo. De hecho ese comportamiento altivo y soberbio hacia las personas que desea en cierta forma disfrazaría sus propias inseguridades y debilidades.
Sin entrar en juicios de valor estas tendencias probablemente se fueron gestando desde su propio nacimiento y posterior desarrollo como hijo único, acostumbrado a no tener demasiadas frustraciones en la satisfacción de sus deseos y conseguir generalmente aquello que quería. Además a todo esto habría que sumarle el hecho de ser varón, en una sociedad patriarcal y de domino masculino que le llevó a identificarse con roles y rasgos asignados a su sexo, tales como la seguridad, el poder, la fuerza, el paternalismo y la protección.

portero-de-noche-de-liliana-cavani
Max en esos momentos ya tenía su sexualidad más o menos construida, era un hombre de 40 años, con una orientación en un principio heterosexual y un comportamiento bierótico en la expresión de su sexualidad. Sabemos que mantenía relaciones sexuales con Wert, el compañero citado en el párrafo anterior. Y deducimos que en la formación de su deseo sexual siempre se sintió como “sujeto deseante” de alteridades “bellas y gráciles” a las que daba el valor de “objetos deseados”, como son el caso de Wert y Lucia. Creemos además que para la manifestación y afirmación de ese deseo utilizaba juegos sádicos de manipulación del otro como única manera de sosegarlo y aplacarlo.
Con la situación política y el estallido de la guerra Max tuvo que ejercer como agente de los cuerpos de seguridad nacional de las SS, lo que conjuntamente con su desarrollo individual, le dio el poder y las herramientas para la manipulación y dominación “del otro” con respaldo legal (que no moral). Tenemos por ende un “producto” con una fecundidad posible clarísima: La destrucción frente a la creación.
En base al mismo esquema utilizado para el análisis del proceso de sexuación utilizado con Max, se desprenden las siguientes consideraciones para con ella.
Lucía durante la guerra era tan sólo una adolescente. Cautiva y objeto de humillación y degradación por parte de los nazis y en especial de Max su sexualidad “en construcción” va tornándose con tintes masoquistas sin apenas darse cuenta.
Para comenzar debemos remitirnos a varios aspectos involucrados en el desarrollo de su sexualidad. Lucía ha erigido su identidad como mujer y con un rol femenino dentro de los cánones de lo esperado para su sexo y momento histórico. Recordemos que nació en una sociedad machista, donde el papel de la mujer casi siempre va a ir subordinado al de un hombre. Se espera de ella que sea sumisa, dócil, atenta, sensible, pasiva….pero además ella es judía y su religión fue una de las primeras en reprimir el acto sexual. Las más perjudicadas además son las mujeres que únicamente son vistas como meros objetos sexuales, destinadas a procrear y cuidar a los maridos. Lucia fue educada como mujer judía y el resultado es justamente el esperado, no hay mayor causa de culpa para ella que el sexo. Y es justamente la culpa quién va a ir tejiendo el entramado se sus emociones y vivencias sexuales, haciéndola cautiva ya no sólo de las circunstancias, sino de sí misma.
Teniendo en cuenta que seguramente sus primeras experiencias sexuales son en el campo de concentración y con un hombre que tiene el poder de quitarle la vida, es en torno a esa situación donde ella forjó su deseo y su erótica. La pubertad es el periodo de la vida dónde quizá más confluyan las pulsiones de eros y tánatos en el ser humano. Lucía está en un momento biológico de despertar sexual al tiempo que el ambiente que la rodea es de muerte. Con la presencia por igual de ambas fuerzas en su interior y exterior el conflicto está servido. Ella fue erotizando a pesar de la culpa y la lucha interna cualquier acto degradante por parte de Max, porque en su fuero interno la excitación fue más fuerte que todo lo demás. La asociación amor-muerte tiene en Lucía su mejor ejemplo. Y es que con todo esto la fecundidad posible de Lucía no puede ser otra que la fusión de ambas pulsiones en una sola.
Ya en El cantar de los cantares se dice que “Es tan fuerte el amor como la muerte”.

 

LA RELACIÓN
Teniendo en cuenta el pasado individual de ambos, así como el de la relación sexual y sentimental sadomasoquista establecida en el campo de exterminio no es extraño imaginar el poder de atracción entre Max y Lucia en sus últimos días juntos desde su reencuentro. Imaginamos que la memoria del pasado del que no pudieron escapar tuvo más fuerza que sus vidas actuales supuestamente ya rehechas.
La violencia física y psicológica se transforma en pasión y después en sexo, pero esta vez el sadismo no se muestra como una mera perversión sexual sino como un canalizador de algo mucho más profundo, una materialización del trauma y el dolor que arrastraban los dos y una metáfora de los horrores de la guerra.

PDVD_054
Desde el psicoanálisis y la psicología definimos el síndrome que seguramente presentaba Lucía como lo que en un futuro se llamará Síndrome de Estocolmo y que acontece a víctimas en cautiverio y sus sentimientos hacía sus verdugos.
Pensando que Lucía justamente es la única superviviente del campo en el que obraba Max deducimos que seguramente el se fue encargando poco a poco de protegerla dentro del campo y de salvarle la vida en última instancia. La ilusión de ser la elegida y por ese alimento narcisístico posiciona a Lucia como objeto de un goce compartido de crueldad que se discontinúa y alterna con la escena amorosa. Max y Lucia se enamoran.
Otras muchas víctimas del genocidio relatan a su vez la misma sintomatología en torno a sus captores y podríamos describirlo de la siguiente manera:
“Cuando un cautivo no puede escaparse, es aislado y amenazado de muerte y a raíz de actos de amabilidad del captor, a los tres o cuatro días se instala ese cambio psíquico en el capturado. Los legos refieren que la estrategia del capturado comienza por intentar mantener al captor feliz para seguir vivo y se convierte en un amor obsesivo con sus gustos y con la comprensión de sus tormentos. En lo colectivo se describe en víctimas de genocidios y de todo tipo de abusos de poder cuya respuesta a la tortura, lejos de ser la esperada, el odio, es la contraria, un amor-fusional”
Estos casos fueron tratados en bloque por la literatura no psicoanalítica como relaciones perversas, sado-masoquistas que ya sabemos que para el psicoanálisis no son complementarias, o de identificación con el agresor. ¿Se trata de variantes del amor como fusión que remiten a manifestaciones subjetivas del paño narcisistico dañado?
Lo curioso de esta relación es que 13 años después y tras su reencuentro no sólo están invertidas las posiciones sociales sino también las sexuales. El es el portero nocturno de un hotel y ella la bella esposa de un exitoso director de orquesta. Ella ahora tiene el poder de lastimarlo y hacerlo sangrar, además de delatarlo, puesto que seguramente Lucía tenia presente la actual búsqueda de antiguos oficiales nazis para un juicio por crímenes de guerra. Sin embargo representaron la escena de la captura de ella, a la que ambos se entregan en un encierro asfixiante de amor y de muerte en la propia casa de Max, en la que hemos hallado restos de todo tipo de pistas que apuntan hacia este desenlace. Pensamos que otros miembros de las SS influyeron en ésta decisión aprisionándolos invisiblemente en la casa, tal cual antaño en los campos, pero ésta vez Max también formaría parte de los internados.
Creemos que de alguna manera ambos decidieron su última voluntad, eligiendo libremente el amor y la muerte como única forma de solventar cualquier dilema moral y sanándose de algún modo, mostrándose tal cual habían sido o eran:

ellos

Un nazi y una niña. Y vestidos de ese modo, con la valencia erótica que para ambos representaban esos atuendos, salieron a la calle y nadie más que ellos volvió a ser dueños de sí mismos y de su amor.

Informe emitido por la Sexóloga,

Lauren Von Kross

Sadomasoquismo: No todo es cuero
facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

4 thoughts on “Sadomasoquismo: No todo es cuero

  • 8 julio, 2016 at 2:27 am
    Permalink

    Its like you read my mind! You appear to know a lot about this, like you wrote the book in it or something. I think that you can do with a few pics to drive the message home a bit, but other than that, this is fantastic blog. A great read. I’ll definitely be back.
    coupon codes http://literatura.mcvane.ge/user/savingplaza5/

    Reply
    • 8 julio, 2016 at 9:32 am
      Permalink

      Thanks a lot!!!!

      Reply
  • 13 julio, 2016 at 8:47 am
    Permalink

    Estupendo Laura, una lastima no poder acudir al COPV cuando visionasteis la película, me habría encantado escucharte. un gran abrazo y gracias por compartir tu trabajo
    Jose Luis

    Reply
    • 8 agosto, 2016 at 10:50 am
      Permalink

      Muchas Gracias Jose Luis!

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *