MITOS SOBRE ORIENTACIONES SEXUALES

MI

“SI YO NO SOY YO PARA MÍ MISMO, ¿QUIÉN SERÁ PARA MÍ?

SI YO SOY YO PARA MÍ SOLAMENTE, ¿QUIÉN SOY YO?

Y SI NO AHORA, ¿CÚANDO?”

(Missnah Abat .Refranes del Talmud, extraído de El miedo a la Libertad de Erich Fromm)

El interés erótico por el cuerpo femenino o masculino se denomina hoy comúnmente orientación sexual. Sin embargo aunque ésta forma de entender la orientación erótica es reduccionista, puesto que interpreta el surgimiento del deseo únicamente a través de los cuerpos, es la más extendida por la población.

Probablemente debido a la herencia platónica dualista, así como a la cartesiana dicotomizante, en la que todo lo valoramos en escalas de “a dos”. Este hecho en el ámbito de la sexualidad  queda reflejado en los discursos que la sociedad elabora en base a estos anclajes. La diversidad por tanto queda fuera de la comprensión y por ende de la sociedad, que tiende a explicar aquello que no entiende en base a mitos y creencias. A pesar de que la ciencia avanza al compás de la sociedad y cada vez es más lo que se conoce en torno al hecho sexual humano, estos mitos van quedando en el imaginario colectivo, perdurando a través del tiempo. Pero ¿Qué sucede cuando estos mitos están cimentados en el miedo a lo desconocido? Pues que las premisas que se establecen generan dolor y sufrimiento, conduciendo a los seres humanos al miedo a la libertad. Por ello es de suma importancia educar y difundir el conocimiento de estas falsas creencias, para posibilitar la desmitificación.

 

TERMINOLOGÍA

Es de suma importancia diferenciar algunos conceptos claves, que en mayor o menor medida están influyendo en la concepción de algunos de estos mitos. Siendo estos los siguientes:

Identidad Sexual: La tendencia propia e inmutable de pertenecer a un sexo u otro (hombre o mujer).

Orientación sexual: La facultad de una persona de sentir deseo o atracción física o afectiva por otra persona del mismo sexo (orientación homosexual) de distinto sexo (orientación heterosexual) o con independencia de su sexo (orientación bisexual).

Persona transexual: Aquella en la que su identidad sexual está en conflicto con su anatomía sexual. La consecuencia de este conflicto es el deseo de vivir y ser aceptada como un miembro del sexo opuesto, y por lo general, aunque no en todos los casos, acompañado por el deseo de modificar mediante métodos hormonales o quirúrgicos el propio cuerpo para hacerlo lo más congruente posible con el sexo sentido como propio.

Generalmente se tiende a confundir la identidad sexual con la orientación sexual. Esta confusión lleva a implícito un desconcierto que ha desembocado en el origen de algunos de los mitos erróneos.

 

MITOS Y PREJUICIOS

Tras una revisión y búsqueda bibliográfica se podría decir que muchos de los mitos van a ser coincidentes, sino parecidos, en torno a la homosexualidad, bisexualidad y transexualidad. A continuación se enumeraran y reflexionarán brevemente:

 

MITOS HOMOSEXUALES[1]

–        Los homosexuales tienen gustos iguales

–        Se comportan del mismo modo

–        Se visten de forma idéntica

–        Tiene el mismo perfil de personalidad

–        Ejercen las mismas ocupaciones profesionales (peluqueros, bailarines, decoradores, moda…)

–        El homosexual es muy emocional, sensible e inestable

–        Tiene más patologías que los heterosexuales

–        Dos hombres amigos que viven juntos son gays

–        Dos mujeres que viven juntas son lesbianas

–        Hay homosexuales de nacimientos y otros son viciosos

–        Las lesbianas utilizan vibradores para sustituir el pene

–        En las parejas homosexuales uno adopta el papel pasivo y el otro el activo

–        El comportamiento de los padres influye en la orientación sexual

–        El coito anal es la conducta sexual más frecuente de los gays

–        La homosexualidad se debe generalmente al hecho de haber sido seducido por alguien mayor del mismo sexo.

–        Los homosexuales son más promiscuos

–        Los homosexuales no suelen tener parejas estables

–        Todas las lesbianas odian a los hombres

 

 

MITOS TRANSEXUALES

–        Los transexuales son travestis

–        Los transexuales son personas que trabajan en el mundo del espectáculo

–        Los transexuales son personas extravagantes, exhibicionistas y les gusta llamar la atención

–        Los transexuales son personas enfermas

–        Los transexuales son aberraciones de la naturaleza (mujer barbuda…..)

 

MITOS BISEXUALES[2]

–        Son personas viciosas

–        Son personas promiscuas

–        Son infieles por naturaleza

–        No pueden estar con una sola pareja

–        Son inmaduros

–        Están confundidas con respecto a su sexualidad

–        Le da igual carne que  pescado

–        Son cobardes

–        Son vehículos de transmisión de enfermedades

–        Son una amenaza

 

CONCLUSIONES

La propia sociedad, en su necesidad de definirlo todo, y para evitar la sensación de pérdida de control, cataloga, clasifica, describe, enumera y reduce a patológico o perverso todo aquello que no puede explicar y que se sale de la norma. Homogenizar es la mejor herramienta del sistema para ejercer su control. Desde esta perspectiva se pueden entender los altos niveles de angustia que produce situarse fuera del modelo dicotómico. Todos y cada uno de los mitos citados  corresponden a formar subliminares de anular, extorsionar y ridiculizar a todas aquellas  personas que la sociedad no puede aceptar por diversas razones. La sociedad determina los límites simbólicos que indican quién está dentro y quién queda fuera del orden social. Sentirse incluido en uno de los polos de la dicotomía hombre-mujer, heterosexual-homosexual ofrece seguridad. La identidad es un proceso que permite a las personas ubicarse en el mundo. Y si la respuesta ante la pregunta quiénes somos nos  genera sufrimiento porque, o bien no encontramos la respuesta, o la que encontramos nos genera miedo y dolor, debido a múltiples variables que nos hacen sentir inapropiados, enfermos y distintos, entonces saber quiénes somos se convierte en una fuente de angustia que puede llegar a convertir nuestra vida en un espacio inhabitable.

Por todo esto no podemos permitir que los mitos acerca de los homosexuales, bisexuales y transexuales sigan repitiéndose, como sexólogos tenemos el deber moral de dirigir nuestros caminos hacia le consecución de vidas sexuales plenas y libres de prejuicios.

Gracias a la revolución sexual, a la “salida del armario” de los homosexuales proclamando sus derechos, y a los movimientos feministas, se puede decir que se ha avanzado mucho en el ejercicio de las libertades, aún así, es todavía mucho lo que falta por conseguir. Todavía muchas personas siguen viviendo “dobles vidas”, escondiéndose o avergonzándose de sus sentimientos y emociones, y sufriendo toda clase de rechazos, discriminaciones y estigmatizaciones. Y el continuar perpetuando estas creencias para mi es sinónimo de que algo sigue sin funcionar.

Si la sociedad entendiese la sexualidad como lo que se ha demostrado que es, un proceso bio-psico-social, cambiante desde el inicio de la vida y a lo largo de toda ella, y no como algo estático y permanente, seguramente la mayoría de las falsas creencias no existirían.

Habría por lo tanto que plantearse ya no sólo el porqué de los mitos sexuales, sino el para qué de los mismos.

Laura Cruz,

Sexología Alicante


[1] Concha Madueño. El sexólogo en casa. LIBSA, 2004

[2] Cuestiones básicas sobre la bisexualidad.

Extracto del argumentario elaborado por el área bisexual de la FELGTB. En: http://www.lambdavalencia.org/documentos/56/0/Bisexualidad.pdf

MITOS SOBRE ORIENTACIONES SEXUALES
facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *