¿TRIUNFALISMO O IDEALISMO?

Alice_par_John_Tenniel_11

¿Puedes pensar en cosas imposibles?

—No sirve de nada intentarlo—, dijo Alicia. — No se puede creer en cosas imposibles.
— Me atrevería a decir que no tienes mucha práctica—, respondió la Reina. — Cuando tenía tu edad lo hacía durante media hora al día. A veces creía hasta en seis cosas imposibles antes del desayuno.
(Alicia en el país de las maravillas, Lewis Carrol)

 

 

 

Esta mañana, al hablar con uno de mis profesores favoritos sobre el curso de las XXIII Jornadas Profesionales del COpCV, me ha hecho pensar y reflexionar un poco sobre algunos asuntos. Tras nuestra conversación ando rumiando e incluso recién operada y en pleno descanso y convalecencia, parece que no puedo quedarme quieta y he tenido que levantarme a escribir una especie de “diálogo interno” para transmitir lo que ha abierto en mí y en mis pensamientos.

Este año tenían por título: Psicología y Sexualidad, y de ahí deduzco que tod@s l@s asistentes intuían y/o imaginaban el contenido de lo que se trataría en ellas.

Acertados o no en sus previsiones los asistentes, lo cierto es que sin querer o queriendo, lancé un “grito” al cielo, entiéndanme, soy “educada” y desde luego no es algo literal… Digamos que durante mi intervención, ponencia o como quieran llamarlo ustedes, viéndome allí sentada en lo alto de la mesa y creyendo no volver a verme en otra, me dispuse a espetar delante de más de 100 Psicólog@s Colegiado@s (yo entre ellos/as) que “Sólo los Sexólog@s son los profesionales que debieran hacer asesoramiento sexológico”. Vamos, haciendo amigos/as… pues bien es sabido que lo hacemos… Por cierto, que en ningún momento quise con ello ofender a mis compañeros/as, ni muchísimo menos, sólo quería hacer llegar algo en lo que creo, defender la Sexología por encima de todas las cosas (es mi pasión). Y no sólo por la Sexología en sí, sino por las personas que son atendidas por numerosos profesionales, rotando de unos a otros, y que se creen en posesión de no sé qué “saberes y haberes” sobre el hecho sexual humano. Y eso sí que no, porque ni yo misma me siento a veces capaz de ello, incluso después de mi formación como Sexóloga pongo en duda muchas de las cosas aprendidas, y si hace falta le doy otra vuelta de tuerca y sigo buscando, sigo indagando, sigo preguntando….sigo buscando “la verdad”, que mira tú por dónde, la muy tramposa a veces se esconde muy bien.

Y qué quiero decirles con esto, se preguntarán. Pues muy sencillo, lo primero a los Psicólogos/as que simplemente piensen en cómo se sienten cuando le dicen a alguien cual es su profesión y de vez en cuando alguien les suelta (los más valientes, aunque la mayoría lo piensa): “yo tengo mucha psicología” (como si fuese algo que se posee o una propiedad) o “yo es que soy muy psicólogo” (pues que me digan en qué gen se encuentra esta característica al parecer heredada) o “yo tenía que haber sido psicóloga porque lo veo todo de la gente” (como si nosotr@s adivinásemos o pudiésemos leer la mente)

12745822_10153424321712218_5329078540748152278_n

¿Qué? ¿Cómo os sentís compañeros?, ¿Recordáis qué pensáis en esos momentos?

Si queréis os digo lo que pienso yo: “Me voy a callar porque no va a servir de nada explicarle lo que es la Psicología”, “Pues si tú eres muy psicóloga ya me dirás para que he estado yo estudiando toda mi vida”, “Qué harta estoy de que todo el mundo crea saber cuando es evidente que no tienen ni idea”.

Y es que compañer@s, nuestra profesión tiene que ver con emociones, con pensamientos, con comportamientos, con ilusiones y con tristezas, con el miedo y la esperanza…y sí, de eso todo el mundo sabe, pero porque no necesitan ir a la Universidad para sentir. Saben de sus emociones, de sus pensamientos y de sus ansiedades. Pero señores y señoras, no saben de Psicología, porque ejercer como Psicólog@s es bastante más difícil y sobre todo últimamente harto complicado en cuanto a papeles, titulaciones, convalidaciones, habilitaciones y mil licencias más, que me da agonía sólo recordarlo. Más list@s desde luego son los “curanderos, coachers y pitonisas” (ojo, los meto en el mismo saco, porque la mayoría de los “Coach” no son psicólog@s) que no les piden nada y ahí tienen sus chiringuitos, a la vista del Estado y Hacienda que no hace nada, bueno, ni los Colegios Profesionales…

Imagino que después de leer esto entenderán a qué me refiero cuando digo que son los Sexólogos los que deben tratar los asuntos relacionados con los sexos, con la erótica, con las relaciones entre los sexos, con el deseo, con la corporalidad….con la fenomenología del amor, y cómo no, con la sexualidad: esa gran desconocida. Porque si la gente cree ser psicóloga y tener mucha psicología, no te cuento ya lo que saben de Sexualidad…Todo el mundo sabe de su sexualidad, de sus vivencias pero muy muy poco de LA SEXUALIDAD, y de las sexualidades de los demás. Sin embargo, venga artículos en Internet vendiendo “recetas baratas” plagadas de nuevos y viejos mitos y sobre todo de consejismos baratos. ¡No lo soporto!, y como no lo soporto porque amo mi profesión y creo en ella, no puedo callarme. La Sexología no es una especialidad de nadie, ni de psicología, ni de medicina, ni de antropología, etc…La Sexología es una ciencia en sí. Y esto es lo que defendí en las Jornadas, al igual que defiendo la Psicología cuando toca.

Y bueno, contándole todo esto a mi profesor, me ha dicho que igual yo soy más “triunfalista” (tengo que buscarlo en el diccionario, porque no sé muy bien a qué se refiere, jejeje) y que él, que se define como un “pensador sobre la sexualidad humana”, no tiene claro todavía si la Sexología se merece la categoría de Ciencia. Porque el hecho sexual humano necesita ser reflexionado y pensado, con lo que estoy más que de acuerdo. Yo añadiría vivido también, para que se nos entienda, pues vivido ya lo es, no hay otra, pues seremos seres sexuados toda nuestra vida “humana”, aunque la “vida tecnológica” igual cambia éste hecho.

Así que después de nuestra conversación me he quedado pensativa, intentado entender a mi profesor, ¿Qué me ha querido decir? ¿Qué quería transmitirme? La verdad es que me encanta que me hagan pensar, incluso aunque mis reflexiones luego no sean las más acertadas. Sinceramente pocas personas tienen esa capacidad de engendrarme “la duda” Gracias desde aquí profesor, maestro, amigo y compañero, por ello. Y bueno, por eso he decidido escribir esta carta, porque he pensado, y sin profundizar mucho más allá y pareciendo “triunfalista” (ahora ya sé lo que es y porque me lo has dicho) pero siendo “idealista” he de decir que La Sexología sí es una Ciencia en sí misma, porque tiene un objeto de estudio concreto, el hecho sexual humano. Otra cosa es que para que sea considerada ciencia deba utilizarse el “método científico” imperante. Y quizá en eso los sexólog@s nos estamos equivocando, ya que nuestro objeto de estudio es muy muy complejo y quizá las herramientas que ofrece la ciencia actual no sean válidas, ni adecuadas. Y nosotros estamos intentando “hacerla valer” adecuándonos a la “norma” científica vigente. Por otro lado, creo que esto nos lleva además a enredarnos en discusiones sin salida, incluso en luchas de “egos” entre los sexólog@s. Y por eso en mi idealismo, lancé mi “grito” llamando a mis compañer@s a querernos, a respetarnos y “hacernos piña”, a defendernos del ninguneo que se le supone a nuestra profesión y dejar a un lado los “YO”, a favor del avance de la Sexología y del ser humano.

Para mí, la Sexología está por encima de todo esto, y el hecho de que se carezca de un Título de Grado, de acuerdos entre nosotr@s, etc… La Sexología ya era, y será; otra cosa es cómo debe estudiarse el hecho sexual humano, pero ella es más grande que todo lo demás. La Tierra era redonda antes de que se descubriese y no por ello dejó de serlo cuando la creían plana.

Por todo esto y como decía Woody Allen en una película “Si la cosa funciona…”

“Si me hace crecer podré coger la llave; y si me hace encoger, podré deslizarme bajo la puerta; así que de cualquier manera entraré en el jardín, ¡y no me importa lo que ocurra!”
(Alicia en el país de las maravillas, Lewis Carrol)

 

PD: Gracias Profesor

Laura Cruz,
Sexóloga en Alicante

¿TRIUNFALISMO O IDEALISMO?
facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail
Tagged on:                                 

4 thoughts on “¿TRIUNFALISMO O IDEALISMO?

  • 1 marzo, 2016 at 9:36 pm
    Permalink

    Me ha encantado, boquiabierta me he quedado y qué razón tienes
    Estas guapísima en la foto ?

    Reply
    • 4 marzo, 2016 at 8:59 am
      Permalink

      Gracias Ruth por tus palabras :)

      Reply
  • 4 marzo, 2016 at 12:35 am
    Permalink

    Me agrada la manera de tomar la defensa de la profesión del sexólogo.
    Las convicciones mantienen la firmeza del carácter.
    En México las cosas no son muy diferentes. Es difícil mantener la vertical cada vez que propios y extraños se dedican a desacreditar la profesión sexologica.
    Necesitamos personas como usted Sexóloga Laura Cruz, que no se intimiden para decir las cosas de frente y para proponer un desarrollo de la ciencia sexologica, tal y como en su momento Alfred Kinsey, Virginia Johnson y William Masters lo hicieron.

    Reply
    • 4 marzo, 2016 at 8:58 am
      Permalink

      Muchísimas gracias por sus palabras compañero. Aproveché la oportunidad para expresar lo que pienso, y trasladarlo a mis colegas.Quizá tenga repercusiones, ya sabe, es difícil decir algo así y salir ileso, jejeje, pero siento que es lo que debía hacer. Cuando uno tiene una convicción debe actuar en consonancia…Con respecto a lo de Kinsey, Johnson y Masters, me siento muy halagada, incluso hincha mi orgullo, pero ¡ya me gustaría a mí! Encantada de conocerle y aquí siempre tendrá una compañera. Un abrazo desde España

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *